Si eres uno de los miles de españoles que están hartos de las raquíticas rentabilidades que ofrecen la mayoría de los bancos españoles  y te estás planteando mover tus ahorros a otro país, seguramente te surjan muchas dudas, sobre todo si es la primera vez que buscas rentabilidad fuera de nuestras fronteras. ¿Tendré que sacar el dinero en un maletín por la frontera? ¿Es necesario hablar inglés? ¿Tengo que informar a la Agencia Tributaria? En este artículo te ayudamos a resolver las principales dudas que puedan surgirte si buscas depósitos bancarios rentables en otro país de la Unión Europea.

1- No hace falta salir de España ni hablar otro idioma

Si creías que para abrir un depósito en el extranjero necesitabas llenar un maletín de billetes y presentarte en una oficina en París, Roma o Luxemburgo, estás muy equivocado. Gracias a las compañías fintech, hoy en día es posible abrir un plazo fijo o una cuenta fuera de nuestras fronteras por Internet y, en muchos casos, en español o, en el peor de los casos, en inglés.

La plataforma fintech alemana Raisin ha sido una de las principales encargadas de acercar los depósitos bancarios extranjeros a los españoles. A través de su página, tenemos acceso a más de 60 depósitos a plazo fijo de países como Francia, Italia, Austria, Portugal o Bélgica. Todos ellos contratables en español. Actualmente, la fintech permite conseguir rentabilidades de hasta el 0,80% TAE a muy corto plazo con el Depósito al 0,80% TAE a tres meses del francés BESV, del 1,25% TAE a medio plazo con el Depósito a 1 año del italiano Banca Sistema y del 1,79% TAE a largo plazo con el Depósito a 5 años de Banca Sistema. Todos ellos cubiertos por los FGD de sus respectivos países.

2- La seguridad de los depósitos bancarios europeos es la misma

Como hemos visto con los depósitos bancarios de Raisin, todos ellos están garantizados por un fondo de garantía. En el caso de Banca Sistema, por el italiano y en el caso de BESV, por el francés. Ferratum Bank que también capta depósitos en España aunque directamente a través de su propia app o Easisave, que lo hace a través de su web, están adheridos al FGD de Malta y CA Consumer Finance, que recientemente rebajó el interés de sus depósitos para españoles, al FGD francés. Pero ¿qué cubren estos fondos de garantía? Lo mismo que el español. Hoy en día todos los países de la UE están obligados a tener un fondo de garantía de depósitos que cubra 100.000 euros por cliente y banco en caso de que este quiebre, como en España.

3- Quizá tengas que informar a la Agencia Tributaria…

La Agencia Tributaria sitúa el mínimo en 50.000 euros. Por encima de esa cantidad, hay que pasar parte. Es decir, que si la suma total de los saldos que tenemos en cuentas y depósitos bancarios extranjeros supera ese importe, tendremos que presentar el modelo 720 a la AEAT entre enero y marzo (se presenta por Internet). En la declaración se debe incluir el saldo a 31 de diciembre y el saldo medio durante el tercer trimestre del año. La parte positiva es que después de haber avisado a la AEAT la primera vez, no tendremos que volver a hacerlo salvo que el saldo aumente en 20.000 euros.

4- …y también al Banco de España

Si la Agencia Tributaria situaba el límite en 50.000 euros, el Banco de España lo eleva a un millón, por lo que serán pocos los que tengan que informarle. En cualquier caso, si el importe de las transacciones efectuadas con no residentes y los saldos en el extranjero al finalizar el año son superiores a un millón de euros, tendremos que presentar el formulario ETE (concretamente antes del 20 de enero). Pero, ojo, por que si el importe es todavía mayor y oscila entre 100 y 300 millones, el formulario se tendrá que presentar cada trimestre y si manejamos todavía más, cada mes.

5- Tienes que pagar impuestos

Los intereses que obtengamos por nuestros depósitos en bancos extranjeros están sujetos al pago de impuestos, concretamente a los mismos tipos impositivos con los que se gravan las rentas obtenidas en España. Para evitar una sanción, lo que se debe hacer es incluir los intereses brutos conseguidos fuera de España en la declaración de la renta y sumarlos a los nacionales. La AEAT se encargará de hacer el cálculo del impuesto, que salvo que las rentas superen los 6.000 euros, será del 19%.

Para que el banco extranjero nos pague los intereses brutos y luego nosotros abonemos los impuestos en España, debemos avisarle en el momento de la contratación de que no somos residentes fiscales en su país. Para ello, en general basta con presentar un certificado de residencia fiscal disponible en la AEAT. Pero, incluso avisándole, podría llegar a pasar que nos practicase alguna retención. En tal caso, la parte retenida se debe incluir también en la declaración, en la casilla relativa a la doble imposición, para evitar pagar dos veces por la misma renta.


Autor: Javier Mezcua


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.