robo de móvil

Comprarse un teléfono móvil conlleva un desembolso que puede ir desde los 100 euros hasta los 1.200 euros. con semejante inversión en nuestro bolsillo, es normal que se nos pare el corazón cada vez que no lo encontramos en el bolso o la mochila. Pero ¿y si nos lo han robado? ¿Qué debemos hacer para evitar que, además del dinero perdido en el terminal, se lleven datos importantes?

1. Localizar y bloquear

En el momento que somos conscientes de que hemos sido víctimas de un hurto, lo primero que debemos hacer es acceder remotamente al teléfono móvil. Esto lo podemos hacer desde un ordenador, ya que solo necesitaremos acceso a nuestra cuenta de iCloud (si somos clientes de Apple) o a la de Google (si tenemos un Android). En ambos, deberemos buscar la opción Encuentra tu teléfono o similar. Ojo, esta opción solo la tendremos habilitada si antes le habíamos dado permiso a Google o iCloud, lo cual es bastante esencial si tenemos en cuenta la cantidad de información que llevamos en nuestros smartphones.

Una vez pinchemos sobre esta opción, se nos mostrarán los teléfonos que tengamos vinculados a nuestra cuenta. Si elegimos el que nos han robado se nos permitirá hacer varias cosas, como: llamar, localizar, bloquear, cerrar la sesión… La opción de llamar es mejor descartarla, por lo que pasaremos a la segunda. Si no tenemos claro si ha sido un hurto o si nos lo hemos dejado en la oficina, esta es nuestra mejor vía, ya que nos mostrará en Google Maps la ubicación exacta del terminal. Obviamente, si está en manos de un ladrón no debemos ir a por él. Y es que esta opción envía una notificación al dispositivo como que ha sido localizado, con lo que no nos iba a esperar con los brazos abiertos.

Por lo cual, llegados a este punto, ¿qué hacemos? ¡Bloquearlo! Al aceptar esta opción tendremos que añadir una contraseña para que solo nosotros podamos revivirlo.  Además, podremos indicar un número de teléfono en el que nos puedan localizar, por si solo se hubiera perdido.

2. Anular la tarjeta SIM del teléfono móvil

En este momento nuestro ladronzuelo no podrá reactivar el teléfono. Pero ¿y si consiguiera hacerlo? El siguiente paso es anular nuestra tarjeta SIM. Para ello podemos acudir a una tienda de la compañía o directamente a través de nuestra área de cliente en el mismo ordenador. Con este gesto conseguiremos que el listillo no utilice nuestra tarifa para llamar a quien le apetezca, dejándonos una factura elevada a nuestras espaldas. Además, evitaremos que consiga que le lleguen claves a través de SMS, como podrían ser las del banco.

3. Cambiar contraseñas de todo

Con el control otra vez en nuestro poder, toca hacer un barrido por las apps para cambiar las contraseñas. Obviamente, aquí es posible que las de redes sociales como Twitter nos de un poco igual. Pero sí es importante hacerlo con las del banco, Paypal, Gmail… En definitiva, de todas aquellas que pueden contener información importante.

Otra opción es desvincular las cuentas. Esto es importante si tenemos el correo de nuestro trabajo vinculada a nuestro Gmail.

4. Poner una denuncia en la policía

El siguiente paso es poner en conocimiento de la policía lo sucedido y poner la denuncia pertinente. Para ello deberemos acudir a la comisaría con nuestro documento nacional de identidad y el número IMEI del teléfono móvil que nos han robado. Este número lo podemos encontrar en la caja original del dispositivo y en la factura de compra si lo hicimos en tiendas como MediaMarkt.

5. Borrar el contenido y convertirlo en calabaza

Recuperar un teléfono móvil sustraído es misión imposible. A no ser que alguien lo haya visto y la policía actúe muy rápido porque está justo por la zona, lo cierto es que casi nadie logra volver a ver a su smartphone. Por ello, llegados a este punto, solo nos queda hacer que el teléfono no sirva para nada. El primer paso de esta recta final es borrar todo el contenido de forma remota. Esto lo podemos hacer desde nuestra cuenta de iCloud y de Google.

Una vez no tengamos nada, solo nos quedará contactar con nuestra compañía y explicar la situación. aportando la denuncia y el número de IMEI. Gracias a esto, la operadora se encargará de añadir nuestro teléfono a la lista de móviles robados. Esto implica que, en caso de que el ladrón intente venderlo, el nuevo propietario no podrá conectarse a ninguna red.  Es decir, no podrá hacer nada con él.

¡Ojo! Muchos ladrones utilizan las técnicas de phising para conseguir las credenciales que desbloqueen el teléfono. Desde HelpMyCash queremos remarcar que ni Apple ni Google se pondrán en contacto con nosotros para decirnos que han localizado nuestro teléfono y que nos lo van a enviar. Por ello, ante esta situación, desconfiemos.


Autor: Teresa Belaire


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.