‘Millennials’, ‘baby boomers’, jubilados… ¿en qué deberíais invertir?

familia

¿Renta variable o renta fija? ¿Fondos de inversión o depósitos a plazo fijo? En definitiva, ¿en qué debería invertir? He aquí la pregunta del millón. Lógicamente, no hay una única respuesta, lo que sí hay son distintas variables que deberían afectar a nuestra decisión final. La aversión al riesgo o nuestros objetivos son dos de ellas, pero también lo es la edad. No es lo mismo tener 20 años y toda la vida por delante que estar a las puertas de la jubilación o ya estar retirado. Las necesidades económicas no son iguales en cada segmento y las posibilidades de asumir pérdidas, tampoco. Por eso, es recomendable adaptar la cartera de inversión a la edad. Pero ¿cómo hacerlo?

La regla del 120 para repartir la inversión

La regla del 120 nos ayuda a repartir nuestra cartera de inversión entre renta variable y renta fija en función de nuestra edad. Es fácil de aplicar: basta con restar nuestra edad a 120. El resultado sería el tanto por ciento que deberíamos invertir en renta variable. Por ejemplo, si tenemos 25 años, la regla nos dice que el 95 % de nuestro capital debería estar invertido en renta variable y solo un 5 % en renta fija, mientras que si tenemos 70 años, lo ideal sería una división a partes iguales.

Pero no se trata de una regla exacta. ING señala en su blog que si nuestra aversión al riesgo es elevada, podemos cambiar el 120 por un 100 o incluso por un número menor y añade que «la idea central que nos transmite la regla del 120 es que podemos tomar como aproximación que cada año debemos rebajar un 1 % el porcentaje que invertimos en renta variable».

Precisamente, tal y como afirma la entidad naranja, he ahí el quid de la cuestión: los expertos recomiendan asumir más riesgos cuanto más jóvenes somos, ya que el tiempo para reponerse de las pérdidas es mucho mayor y porque, además, la renta variable a largo plazo puede dar frutos interesantes (recordemos que a mayor riesgo, mayor rentabilidad potencial). En cambio, esas mismas voces recomiendan virar hacia posiciones más conservadoras a medida que envejecemos, con el objetivo de mantener un nivel mínimo de capital de cara a la jubilación.

 

‘Millennials’ vs. jubilados

Visto lo anterior, un millennial podría permitirse un nivel de riesgo mucho mayor, ya que se supone que está en edad de trabajar, tiene capacidad para vivir de su nómina y no tirar de los ahorros, y tiene toda su vida para recuperar pérdidas. Durante esta época, se pueden asumir estrategias con el objetivo de incrementar el capital, contratar activos más volátiles e invertir más en renta variable. Llegados los 35 o 45 años, la exposición a productos de riesgo debería decrecer, sobre todo porque además de que se acerca la jubilación, es una época de gastos importantes, como la hipoteca.

La cartera de los baby boomers debería ser aún más conservadora, no obstante se puede seguir invirtiendo en renta variable un tanto por ciento de los fondos, en función de la aversión al riesgo del cliente. Llegada la jubilación, muchos optan por desinvertir y usar el capital generado para compensar la pensión, sobre todo si se ha amasado dinero en un plan de pensiones. En cualquier caso, en esa época de la vida el objetivo debería ser mantener el capital.

Sea como sea, no debemos olvidar que solo deberíamos invertir el dinero que estemos dispuestos a perder y que invertir no implica dejar de ahorrar. Tener una cartera repartida entre renta variable y renta fija no significa excluir los productos de ahorro tradicionales, como las cuentas de ahorro o los depósitos, que además de garantizarnos liquidez, nos protegerán ante las fluctuaciones del mercado y nos garantizarán la devolución del capital más una rentabilidad pactada previamente. Así, no está de más dividir nuestros fondos entre productos de inversión y productos de ahorro y darle cada vez más importancia a los productos garantizados a medida que envejecemos.

Autor: Javier Mezcua


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o la inmobiliaria par vender tu piso. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *