El volumen de negocio de las empresas fintech ha crecido desde los 35 millones de euros en 2014 hasta los 206 millones de euros en 2016, según el último informe del Observatorio Sectorial DBK. Estas cifras indican, que el volumen de negocio de las fintech se ha multiplicado por 6 en tan sólo dos años. Respecto a 2015, el crecimiento interanual de las fintech es del 140 %, aupadas por el auge de los préstamos P2P, pero sobre todo del despegue de segmentos como el crowdfunding inmobiliario.

La financiación alternativa llega para quedarse

La negativa de la banca a conceder crédito, tras el aterrizaje de la crisis en 2008 y el impulso de las nuevas tecnologías, fueron los cimientos sobre los que las empresas fintech comenzaron a consolidarse como financiación alternativa.

En lo que respecta a los proyectos de crowdfactoring, en 2016 llegaron a ocupar un 58,4 % del valor global del mercado fintech, con un valor de 120 millones de euros. El crowdfactoring se basa en el anticipo de facturas y descuento de pagarés, de modo que los inversores pueden acceder a los pagarés de las empresas y elegir qué importe prestar y bajo qué condiciones a cada compañía.

Por su parte las operaciones de crowdfunding supisieron un 21,2 % del mercado fintech, con un total de 43,5 millones de euros. El crowdfunding consiste en un modelo de financiación colectiva mediante plataformas online. Los inversores invierten en proyectos para conseguir rendimientos y los promotores buscan financiación para para llevar a cabo sus proyectos de negocio.

Por último, el crowdlending, el modelo de préstamos entre particulares y empresas, surgido en los años 90, representó el 20,4 % de las operaciones, con un valor de mercado de 42 millones de euros.

¿Por qué este modelo financiero es atractivo frente a la banca tradicional?

A diferencia de lo que ocurre cuando solicitamos financiación a los bancos, este modelo carece de intermediarios financieros, de forma que la gestión es más rápida y más barata, tanto para los consumidores como para los inversores. A continuación enumeramos algunas de las principales ventajas de las fintech:

  • Los intereses son más bajos que los que presentan los préstamos personales.
  • Requieren menores requisitos que los que exigen los bancos tradicionales.
  • Contratación online, por lo que reduce el tiempo y el coste al desaparecer la figura de los intermediarios.
  • Mayor flexibilidad de pago, ante la posible dificultad de amortizar la deuda.

Además, de cara a los inversores pueden elegir el nivel de riesgo que quieren asumir y podrán conseguir una mayor rentabilidad, que en otros productos como los depósitos o cuentas de ahorros, que en este momento ofrecen intereses muy bajos.

 

 

 

 


Autor: Julián García


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.