Sara Carbonell

FUENTE: Funds&Markets.com

Entre los importantes cambios de paradigma que 2017 traerá (o al menos eso se espera) para los mercados financieros destaca el ‘paso atrás’ de los bancos centrales y el protagonismo de la política fiscal para apoyar y apuntalar tanto a la economía, como a los activos financieros. Estados Unidos ha sido el primero en dar un paso al frente, e incluso la rezagada Europa empieza a moverse tímidamente en este sentido. ¿Podremos sostenernos sin ellos?

La mejora de las perspectivas de crecimiento e inflación, el repunte en la actividad y las buenas previsiones empresariales, que se han acelerado desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, pero que comenzaron a mediados de 2016, se contrapone a la incertidumbre que supone que todos estos factores, sanos, por otro lado, conllevan la ‘retirada’ de los bancos centrales, garantes últimos de la recuperación tras la Gran Recesión.

Y es que sobre sus tipos mínimos, inyecciones masivas de liquidez mediante ingentes compras de activos, y otras medidas extraordinarias, se asientan (con sus efectos perversos sobre todo para el sector financiero…) la estabilidad en los mercados de deuda y la escalada de los activos de riesgo, como la Bolsa.

“A pesar de que supone un ‘viento en contra’ del crecimiento, el endurecimiento monetario como tal no es algo malo cuando la economía se está calentando”, apuntan los expertos de Nordea AM.

El “péndulo” de los bancos centrales, continúan, se mueve lentamente desde la relajación a la tensión: la Reserva Federal (Fed) podría pisar el acelerador en las subidas de tipos, el Banco Central Europeo (BCE) ha comenzado a reducir sus compras de deuda (y se empieza a hablar de incrementos en el precio del dinero, aunque al menos a un año vista), e incluso el People’s Bank of China (PBoC por sus siglas en inglés) se está moviendo hacia una postura más dura…

Así, destacan, a medida que la política monetaria cambia de rumbo, “el equilibrio de riesgo macro lo hace con ella”. Y, fundamentalmente, el resultado de esta transición “dependerá de la interacción con la política fiscal, especialmente en Estados Unidos”. Recuerda la firma que, a diferencia de ciclos alcistas anteriores, aunque el crecimiento mejora, es mucho más débil que antes de la crisis, a lo que hay que sumar una elevada incertidumbre política.

En este sentido, estos analistas advierten del peligro que supone que el respaldo fiscal sustituya al de los bancos centrales, pues, afirman, ambas políticas son “complementarias, no sustitutivas”, sobre todo en un mundo “inundado de deudas” y muy sensible, por tanto, a cualquier movimiento en los tipos de interés.

El difícil camino de la normalización

Para, Olivier Adler, responsable de análisis económico del área de gestión patrimonial internacional de Credit Suisse, “los próximos años serán decisivos en relación con la política monetaria”. Y es que, las autoridades monetarias se enfrentan a la siguiente disyuntiva: ¿volver a la normalidad anterior o seguir adelante, incluso profundizar, en la situación actual?

El escenario de normalización que baraja la firma se asienta sobre la aceleración económica desde mediados de 2016, que pone en duda la ineficacia de las medidas de estímulo y el estancamiento secular. Asimismo, reconoce que si bien podría haber turbulencias en los mercados, la perspectiva general de los inversores es moderadamente positiva.

En cualquier caso, son conscientes de que habría que calibrar hasta qué punto se puede volver a los ‘estándares’ previos a la crisis. Los bancos centrales podrían tener que cambiar su modus operandi debido al nuevo entorno regulatorio, pues, por ejemplo, deberían mantener sus amplios balances por un largos periodos de tiempo, para que las entidades financieras puedan cumplir con los requerimientos de liquidez impuestos por Basilea III.

Por otra parte, si la economía recae y la “hipótesis del estancamiento secular” gana fuerza, las autoridades monetarias se verían presionadas para mantenerse o ahondar en las políticas acomodaticias. Un contexto en el que podrían tener que recurrir a tipos más negativos o incluso al ‘dinero helicóptero’.


Autor: Agustina Battioli


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.