Viajar es sinónimo de ilusión. Descubrir un lugar nuevo, volver a ver a personas a las que echamos de menos y librarnos de la rutina son motivos más que suficientes para encarar nuestra escapada con grandes esperanzas. Lamentablemente, hay factores que pueden acabar con todas ellas y convertir nuestro viaje en problema. Para evitarlo tenemos varias opciones, aunque una de ellas, por raro que parezca, es tan simple como pagar con tarjeta de crédito. Te explicamos por qué.

Acogerte a los seguros de la tarjeta de crédito

La primera ventaja (y un alivio al mismo tiempo) de la que podemos disfrutar por pagar nuestro viaje con una tarjeta de crédito es la posibilidad de beneficiarnos de los seguros incluidos que tiene. Estos son los más habituales:

  • Seguro de emergencias
  • Seguro de asistencia en viaje
  • Seguro de accidentes

Las coberturas exactas de cada tarjeta deberán comprobarse en las condiciones de la misma. Debemos comprobar cuáles son, ya que también incluyes cláusulas que excluyen algunas situaciones. Al mismo tiempo, también es interesante echar un vistazo al importe que estos seguros cubren, ya que puede variar mucho entre distintas compañías.

Aprovechar sus descuentos

La segunda noticia positiva que trae pagar con tarjeta de crédito es que, si estamos al tanto, podemos beneficiarnos de interesantes descuentos. Ya sea en hoteles, en vuelos o en restaurantes, la mayoría de este tipo de productos bancarios dispone de un puñado de promociones que pueden servir para reducir los gastos del viaje.

Un ejemplo de ello es la Tarjeta de Crédito Open Credit de Openbank, que tiene descuentos de en grandes marcas como Europcar (20%), Room Mate Hotels (15%) o Iberia (5%). ¡No renuncies a pagar menos en tu hospedaje, tu transporte o tus comidas!

Financiar el coste del viaje

Una vez hayamos identificado las promociones que puedan servirnos para ahorrar algo de dinero, debemos tener en cuenta otra posibilidad que nos ofrecen las tarjetas de crédito: la financiación. Es cierto que los intereses del pago aplazado de estas tarjetas son elevados (por encima del 20%) y provocan que sea una operación a tomar con precaución. Sin embargo, hay un par de alternativas que nos pueden permitir disfrutar de su financiación sin incurrir en un gasto demasiado alto.

La primera vía es financiar a corto plazo, es decir, fijar la cuota a pagar mensualmente en un importe elevado, así la reembolsaremos en pocos meses y no daremos tiempo a que se acumulen los intereses. La otra opción (esta mucho mejor) es poder beneficiarnos del pago fácil, una posibilidad que brindan algunas tarjetas de crédito para aplazar compras concretas (como pueden ser unos billetes de avión o el hotel) con unas condiciones ventajosas. Es decir, unos intereses más reducidos que nos permitirán pagar poco a poco nuestro viaje sin que su coste total aumente demasiado.


Autor: Adrián Pérez


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.