hipoteca-dollar-vs-euro

La Reserva Federal de Estados Unidos cumple con lo esperado y sube los tipos de interés por segunda vez en 10 años. El banco central americano ha elevado un cuarto de punto el precio del dinero situándose entre el 0,5 % y el 0,75 %. Siguiendo una línea cautelosa, el organismo dirigido por Janet Yellen ha adelantado un proceso gradual de subida de tipos, de modo que se prevén entre tres y cuatro subidas de tipos de interés a lo largo de 2017. En este artículo, analizamos las alternativas que podría tener Europa, ante este escenario, y cómo podría afectar una subida de tipos a las hipotecas en nuestro país.

Tipos al 1,37 % a finales de 2017

El miércoles se confirmó la esperada subida de tipos de interés por parte de la Fed, el banco central americano subió 25 puntos básicos el precio del dinero, pasando del 0,50 % al 0,75 %. Es la primera subida de los tipos en 2016, y viene avalada por los sólidos datos macroeconómicos presentados por el gigante americano.

En el tercer trimestre del año la economía norteamericana tuvo un crecimiento del 3,2 %, por su parte, la tasa de paro se redujo en tres décimas en noviembre, situándose en el 4,6 %, su nivel más bajo en nueve años. Mientras que las proyecciones futuras son aún más halagüeñas, puesto que el PIB crecerá un 1,9 % en 2016 y un 2,1 % en 2017, y la inflación que cerrará este año al 1,5 % se elevará al 1,9 % el año que viene.

Estos datos positivos, sumados a las políticas expansivas de Donald Trump, pueden acelerar para el año próximo las subidas de los tipos de interés. Mientras en septiembre se preveían 2 subidas para el año que viene, ya se baraja la posibilidad de subir hasta en 4 ocasiones el precio del dinero, de modo que el objetivo es situar los tipos de interés al cierre de 2017 próximos al 1,37 %.

El dólar se hace fuerte frente al euro

Una de las primeras consecuencias de la subida de tipos llevada a cabo por la Fed ha sido la depreciación de la moneda comunitaria frente al dólar norteamericano. La paridad del euro con el dólar es cada vez más próxima, a lo largo de 2016 el euro había resistido por encima de los 1,05 dólares, sin embargo, en la jornada de ayer se desinfló hasta los 1,046 dólares.

La paridad parece más próxima si miramos hacia atrás y recordamos que tan solo hace ocho años, 2008, la diferencia entre las dos divisas era máxima, situándose en euro por encima de los 1,60 dólares.

¿Qué camino elegirá Europa?

El viejo continente, como vaso comunicante del gigante americano, se verá afectado por esta política de tipos al alza y tendrá que tomar una decisión sobre como actuará en los próximos meses. Si Estados Unidos sigue subiendo los tipos de interés y el BCE mantiene su política inmovilista de tipos bajos, Europa se arriesga a una fuga de capital destino USA, pero si por el contrario el BCE sube los tipos puede acabar por fracturar las maltrechas economías locales de los países comunitarios.

Hasta ahora, las medidas de Mario Draghi han ido encaminadas a mantener los tipos bajos y todo hace indicar que a corto plazo seguirá apostando por esta solución. El pasado jueves prorrogó sus estímulos ampliando en 9 meses el programa de compra de deuda que finalizaba en marzo de 2017 y no dejó la puerta abierta a ninguna subida.

Otra de las posturas que ha caracterizado las políticas de Draghi ha sido la no devaluación del euro, es más, sus esfuerzos se han dirigido en lo contrario, sin embargo, la depreciación de la moneda comunitaria frente al dólar puede ofrecerle al viejo continente una vía de escape.

La depreciación del euro frente al dólar podría ser un factor que  reactivara la actividad comercial en Europa, puesto que favorecerá, entre otras cosas, la exportación de productos al continente americano debido al aumento del valor del dólar al cambio con el euro. Como consecuencia, el crecimiento económico europeo podría incrementarse a la par que las tasas de paro se reducirían. De esta forma el BCE sí podría afrontar una subida de los tipos de interés para evitar fugas de capital y sin perjudicar a las economías locales.

¿Si Europa sube los tipos se acabaron las hipotecas baratas?

Como hemos mencionado anteriormente, no se prevé que el BCE suba los tipos a corto plazo (no pueden subirse de la noche a la mañana, el mercado debe estar preparado para ello), pero si así fuera, la consecuencia más inmediata sería el incremento del euríbor actual.

El euríbor a 12 meses cotiza en mínimos históricos a lo largo de los dos últimos años y desde febrero en negativo (la cotización de noviembre fue del -0,074 %). Si a corto plazo Draghi subiera los tipos, el índice de referencia incrementaría su valor y pasaría a valores positivos, por lo que los intereses en los préstamos hipotecarios a tipo variable también crecerían.

Los únicos consumidores que, en un escenario así, no se verían afectados, serían todos aquellos que tuvieran contratada una hipoteca a tipo fijo.

 


Autor: Julián García


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.