Ahorrar es necesario para lograr los objetivos que cada uno se proponga. Por ello, desde que somos niños nos van inculcando este concepto. Cuando somos mayores, uno de los instrumentos que más se utiliza para gestionar este dinero es una cuenta de ahorro, que suelen tener la ventaja extra de ofrecer rentabilidad por el dinero. Aunque a primera vista parece un producto muy sencillo, siempre es importante conocerlo a fondo para conocer sus riesgos y evitar sustos en el futuro.

Cuenta de ahorro: un producto básico, pero desconocido

Como ya hemos comentado, las cuentas de ahorro son productos sencillos de entender. Sin embargo, el informe El cliente de la banca digital en España, realizado por el Observatorio de la Digitalización Financiera Funcas – KPMG, expone que la mayoría de los usuarios de este producto desconoce sus condiciones. En concreto, un 75 % de los que disponen de una cuenta de ahorro no saben cuál es la rentabilidad que se aplica sobre su dinero.

Este dato es sorprendente, sobre todo, porque solo hay dos características básicas que definen las cuentas de ahorro: la operativa que podremos realizar, es decir, si podremos emitir transferencias, sacar dinero de un cajero… y la rentabilidad que se aplicará.

Los jóvenes, los que más desconocen sus productos

De este mismo estudio se desprender que los jóvenes menores de 25 años son los que más desconocen la rentabilidad de su cuenta de ahorro. En concreto, solo el 5 % de este sector de la población conoce este dato.

Sin ir más lejos, el Informe PISA 2015 sobre Competencia Financiera, ya advertía que un 25 % de los jóvenes de 15 años no tienen el nivel básico de conocimientos financieros, algo que evidencia una falta de educación financiera.

Riesgos de no conocer las condiciones de la cuenta

Como hemos explicado en un principio, el desconocimiento de las condiciones puede derivar a ciertos problemas que acaben afectando a las finanzas personales. Uno de estos es que el desconocimiento de la rentabilidad de la cuenta, nos podríamos estar perdiendo otros productos que se comercializan con intereses mucho mejores, de forma que podríamos estar consiguiendo más por nuestro dinero.

Por otro lado, se puede dar una situación que, aunque no es la más común, sí que podría afectar más a nuestro patrimonio. En caso de que la cuenta tuviese requisitos de contratación (por ejemplo, mantener un saldo mínimo) y nos desconociéramos, podríamos dejar de cumplirlos, de forma que el banco nos podría penalizar, o bien eliminando la rentabilidad o aplicando comisiones.


Autor: Elisenda Picart


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.