tarjetas de credito

Dependiendo de cuáles sean nuestros hábitos de consumo o a qué nos dediquemos, puede que necesitemos un plan B al que acudir cuando necesitemos financiación. Si estamos buscando un producto crediticio al que acudir solo en situaciones de emergencia y por el que solo paguemos si lo utilizamos, las líneas de crédito pueden adaptarse a nuestros requisitos. Esta alternativa nos permite elegir qué cantidad retirar y en qué momento, realizando distintas disposiciones de efectivo y reduciendo el coste en el caso de no alcancemos la cifra máxima que nos ha aprobado la empresa.

Recurre solo al dinero que necesitas en cada momento

Supongamos que queremos tener un producto financiero en la retaguardia que utilizar solo en situaciones de emergencia. Existen alternativas en el mercado que se adaptan a estos requisitos. Con el Crédito Directo de Cofidis dispondremos de cifras que se sitúan entre 500 y 4.000 €, por el que solo pagaremos los intereses proporcionales a la cantidad que hayamos utilizado. Si estamos pensando en solicitarla, no importa que nuestros ingresos no provengan de una nómina, serán aceptados si somos autónomos o cobramos una pensión. A continuación, mostramos otras de sus condiciones:

Prestamista Importe Coste Plazo Me interesa
Crédito Directo Cofidis Desde 500 hasta 4.000 € 24,51 % TAE  De 13 a 41 meses

Las líneas de crédito son un producto financiero que puede resultar especialmente útil en el caso de las empresas. Esta opción permite cubrir situaciones como facturas con las que no contábamos o averías inesperadas que requieren de una respuesta rápida para que no afecte al desarrollo de la actividad empresarial. También es posible evitar en algunos casos las tan temidas comisiones de apertura o estudio. Además, otras de sus ventajas es que se solicitan de forma online. Por lo tanto, en solo unas horas podremos disponer de una.

Las tarjetas son las líneas de crédito más conocidas

Si las líneas de crédito nos parecen un producto novedoso, llevan más tiempo con nosotros del que pensábamos. Las tarjetas de crédito cuentan con características bastantes parecidas. La entidad nos permite una cantidad máxima que podemos utilizar según nuestros hábitos de consumo. Por lo tanto, solo pagaremos por el dinero que utilicemos. Además, una vez aprobados cualquiera de estos dos productos, se recurre a ellos de forma inmediata. Evitamos tiempos de espera, papeleos y el correspondiente análisis de riesgo.

No obstante, existen algunas diferencias. En el caso de las tarjetas de crédito, podemos aprovecharnos de un préstamo sin intereses si devolvemos el dinero que hemos utilizado al mes siguiente. Será si optamos por el pago aplazado cuando tengamos que pagar los intereses correspondientes a cada producto. Sin embargo, tendremos que esperar varios días hasta que la tengamos en nuestra cartera, por lo que nos serán tan rápidas como las líneas de crédito.


Autor: Nerea Ortiz


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.