cambiar de banco sin sustos

Con la actual crisis financiera, muchos bancos se han ido a pique y sus clientes están buscando cambiar de banco desesperadamente con el fin de proteger sus ahorros de posibles riesgos. Sin embargo, este proceso que debería ser fácil y rápido se llega a convertir en algo pesado e interminable.

 

Motivos para cambiar de banco

Los motivos que llevan a elegir una entidad u otra cuando se quiere cambiar de banco son múltiples, por ejemplo:

  • Conseguir una hipoteca más barata o sin suelo. Con la bajada de Euribor, los bancos se cubren las espaldas adjuntando al contrato un interés mínimo o suelo. Es importantísimo mirar bien si existe esta condición ya que por mucho que baje el Euribor, podríamos no verlo reflejado en nuestra hipoteca por culpa de esta cláusula. Por eso, las personas que ahora pagan intereses mínimos muy altos pueden ver una posibilidad de ahorro cambiando de banco a una oferta mejor.
  • Conseguir un regalo. Si el motivo de cambiar de banco es conseguir un iPad o una televisión, se han de hacer cuentas antes de comprometerse con el banco. Nadie regala nada y menos los bancos. Si se hacen números, entre permanencia, comisiones y otros productos que te obligan a contratar, se podrían comprar más de un regalo.
  • Tener una cuenta sin comisiones. Es el motivo más recurrente para cambiar de entidad, y más ahora que los bancos tienen libertad para cobrar las comisiones que quieran. Algunas de las cuentas más competitivas sin comisiones son la Cuenta Coinc, la Cuenta Naranja ING o la Cuenta Inteligente EVO.

Cómo cambiar de banco en 4 pasos

Para cambiar de banco de forma segura se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Comprobar que se puede cerrar la cuenta sin problemas: muchas cuentas tienen cláusulas de permanencia, como en el caso de las cuentas nómina con regalo. Hay que comprobar, contrato en mano, que al cerrar la cuenta no incumplimos con nada de lo firmado.
  2. Traspasar todos los recibos domiciliados a la nueva cuenta antes de cerrar la vieja. Este trámite lo gestiona gratuitamente el nuevo banco si se le facilita una copia de los recibos.
  3. Sacar todo el dinero de la cuenta antigua. Esta gestión también la puede realizar el banco nuevo y suele ser gratuita. El único problema es que, desde hace unos meses, algunas entidades nos pueden cobrar una comisión por el cierre, como es el caso del Santander. (Ver imagen)
  4. Ahora sí, ya podremos cancelar la cuenta y pedir un certificado de cancelación que de fe de que, efectivamente, no tenemos ninguna cuenta pendiente con el banco.

¿Buscas una cuenta?


Autor: Teresa Belaire


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.