Ante una situación de falta de liquidez, un hipotecado se puede plantear: ¿qué es mejor, ampliar el capital de la hipoteca o pedir un préstamo personal? A primera vista, ampliar la hipoteca es una mejor opción, ya que los intereses de las hipotecas son mucho más bajos que los de los préstamos personales. No obstante, ésta sería una respuesta no del todo correcta porque la decisión depende de muchos factores. En este artículo analizamos los pros y contras de cada opción para que podamos elegir la más conveniente con criterio.

Ampliar hipoteca

Los intereses de una hipoteca no suelen superar el 4 %, por lo que ampliarla es una opción si lo que queremos es tener un interés más bajo en total. A pesar de esto, debemos tener en cuenta que el plazo de amortización de una hipoteca suele ser mucho más largo, de forma que en términos absolutos, se podrían llegar a pagar más intereses.
Además, ampliar la hipoteca no siempre es posible, ya que se realiza a través de una novación, y para hacer ésta operación el banco debería estar de acuerdo.  A partir de aquí, debemos advertir que la novación de hipoteca tiene un coste añadido: por un lado afrontar el pago del IAJD (impuesto de actos jurídicos documentados), que supone un 0,50 % sobre el capital ampliado y por otro, la comisión por novación, siempre y cuando ésta figure en el contrato hipotecario. En total, ampliar la hipoteca podría suponer un coste adicional de unos 1.500 euros.

Préstamo personal

Generalmente, es complicado encontrar préstamos personales con intereses por debajo del 6 %. Además, si necesitamos una elevada cantidad de dinero, el coste total (incluyendo las vinculaciones) será mayor. La finalidad del préstamo también influirá en el interés, porque no es lo mismo solicitar un crédito de estudios que un préstamo para viajar, cuyo interés será superior.

Por otra parte, debemos considerar que si ya estamos pagando las cuotas de una hipoteca y además pedimos un préstamo personal, la deuda que tendremos que afrontar a final de mes será mucho mayor. Es muy recomendable que entre las dos no se supere el 35 % de los ingresos mensuales de una familia.

¿Cuándo es conveniente cada opción?

Como ya hemos advertido en un principio, la mejor opción dependerá de la situación de cada hipotecado.

Dicho esto, es recomendable ampliar la hipoteca si:

  • Nuestro banco ha aceptado realizar la novación de hipoteca.
  • Disponemos de dinero ahorrado para asumir los gastos que supone modificar las condiciones de la hipoteca.
  • Nos quedan pocos años para acabar de pagar la hipoteca.

En cambio, es conveniente pedir un préstamo personal si:

  • El banco no ha aceptado modificar las condiciones de la actual hipoteca.
  • No disponemos de ahorros para pagar los gastos de la novación.
  • Necesitamos un capital reducido y la mejor oferta que encontramos no exigen mucha vinculación.

Para saber más, puedes descargarte la guía gratuita de HelpMyCash sobre cómo aumentar las posibilidades de que te concedan un crédito.


Autor: Elisenda Picart


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.